Turismo.org
×
Sicilia, la magna Grecia 1

Sicilia, la magna Grecia

La isla de Sicilia es la tercera en tamaño en el Mediterráneo después de Córcega y Cerdeña. Sin embargo, más que una isla es un continente en miniatura
CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

La isla de Sicilia es la tercera en tamaño en el Mediterráneo después de Córcega y Cerdeña. Sin embargo, más que una isla es un continente en miniatura. En el exceso de sus paisajes cabe casi todo, llanuras de cereales que fueron el granero de Roma (Italia), vastas extensiones muy áridas que parecen africanas, fértiles huertos con limoneros de oro, las nieves eternas y el fuego del volcán Etna, playas muy hermosas, ciudades caóticas como Messina y Palermo y encantadores pueblitos. Por si esto fuera poco las maravillosas ruinas griegas que le han valido el sobrenombre de la Magna Grecia.

Por Sicilia a lo largo de la historia han desfilado los pueblos más conocidos, árabes, normandos, catalanes, españoles, romanos cartagineses y sobretodo griegos. Hay más vestigios helénicos o griegos en Sicilia que en la propia Grecia.

Taormina es griega y ocupa un lugar privilegiado junto al mar, sobre el cuál se alza el maravilloso teatro griego con el Etna, el mayor volcán activo de Europa como fondo, y la playa de Naxos donde fuera abandonada Ariadna según la mitología griega.

Catania es una de las ciudades más fascinantes de Italia por sus maravillosos monumentos y por su increíble mercado de pescado, algo que ya no se ve en Europa. Hay circos romanos, teatros griegos y maravillosos edificios barrocos como el Teatro Masimo Bellini. Desde Catania se puede subir al Etna, el volcán bueno cuyas lenguas de lava se han detenido siempre a la entrada o bordes mismos de los pueblos que están en las faldas del coloso.

Otra maravilla de Sicilia es Siracusa, su catedral es barroca, pero junto hay templos dóricos, la fuente de Aretusa parece un vulgar estanque, pero se advierte de inmediato que es uno de los surtidores más sagrados del mundo antiguo. En Siracusa también se encuentra el parque de Neápolis con el mayor teatro griego jamás construido, la tumba de Arquímedes y las Latomías que son túneles y agujeros de gusano que fueron cárceles de Dionisio el tirano de Siracusa, que hacía espiar a sus súbditos sirviéndose de ingeniosos artificios y cavidades secretos por eso eran llamadas la orejas de Dionisio.

Agrigento es uno de los más bellos sitios de Sicilia, Píndaro escribió que era la ciudad más hermosa de cuántas habitaban los mortales. Desde ahí se puede visitar el Valle de los Templosdonde hay infinidad de templos dedicados a Júpiter, Zeuz, Marte, Castor y Polux y otras deidades griegas y romanas, los visitantes que llegan a Agrigento por barco lo hacen por el Porto Empédocle.

Selinonte es uno de los sitios arqueológicos más gigantescos del mundo, más que una antigua ciudad, parece una provincia entera con puertas murallas, calles y casas. Cerca de ésta ciudad está Segesta, rival de la poderosa Selinonte que vivió su mayor esplendor en el siglo V antes de Cristo, gracias al control de comercio marítimo, su templo es uno de los edificios helenos más armoniosos.

Y qué decir de la Villa Armerina en el centro de Sicilia, donde se encuentran los más bellos mosaicos romanos de todo el imperio perfectamente conservados. Sin embargo no todo en Sicilia es arqueología; Palermo la capital de la isla, posee más de trescientas visitas de interés, tan sólo el centro histórico tiene fachadas barrocas como pocas en Italia, fuentes y estatuas .La catedral es de maravilloso estilo árabe normando y Monreale y Cefalú proximas a la capital son conjuntos urbanos asomados al mar bajo una gran roca que están presididos por imponentes catedrales de arquitectura normanda…

Por John Torres

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*