Turismo.org
×
Gastronomía de La Habana 1

Gastronomía de La Habana

En La Habana al igual que en el resto de la isla, la cocina es bastante simple, con platos condimentados pero no picantes en exceso, muchos fritos y carnes bien cocidas y donde el aceite de oliva no es fácil de encontrar
CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

En La Habana al igual que en el resto de la isla, la cocina es bastante simple, con platos condimentados pero no picantes en exceso, muchos fritos y carnes bien cocidas y donde el aceite de oliva no es fácil de encontrar. El plato nacional se denomina “congri” y se prepara a base de arroz blanco, una mezcla de cebolla, tocino y frijoles negros, todo frito. Existen además otros platos tradicionales como por ejemplo los frijoles durmientes que no son otra cosa que habichuelas preparadas como puré, y el llamado “moros y cristianos” se prepara mezclando frijoles negros y arroz blanco.

Los platos más exquisitos son sin embargo el cerdo asado, sea ahumado o al horno y el pollo a la criolla. Habitualmente los platos se acompañan con una guarnición de patatas dulces o plátano frito. Uno de los platos a través de los cuales se aprecia mejor la mezcla de razas es sin dudas el ajiaco, que incluye varias viandas cocinadas juntas, como el boniato, maíz, yuca, carnes varias, etc. que forman un sabroso caldo. El pescado es poco consumido entre los residentes y cuando lo preparan lo hacen frito con salsa criolla.

Los postres cubanos son excesivamente dulces, a veces empalagosos, como por ejemplo el dulce de coco, los merengues duros y la raspadura, que es puro azúcar. Hasta el café lo sirven excesivamente dulce. En La Habana es habitual ver cafeterías improvisadas en las casas donde sirven café cubano y jugos de frutas.

A la hora de comer las alternativas son varias, puedes optar por hacerlo en una casa particular -en caso de que la arriendes- abonando un precio extra (unos 2 o 3 dólares por el desayuno y unos 5 por el almuerzo). Son platos abundantes e incluyen postre y café. Otra alternativa es hacerlo en un Paladar, una especie de restaurante privado donde podrás comer platos similares a los que comen en las casas particulares pero la bebida se paga aparte. Los restaurantes de los hoteles son bastante más caros. En las grandes ciudades como La Habana puedes encontrar restaurantes en dólares pertenecientes al gobierno de Cuba que ofrecen una excelente selección de platos, aunque más costosos y menos abundantes.

Los restaurantes en pesos se diferencia en los precios y el aspecto y se encuentran por las calles, aunque es habitual que tengan dos menús, uno en dólares para turistas (más caro) y otro en pesos para cubanos. Las cafeterías también son una alternativa aunque para nada recomendable.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*