Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Arriba de la página

Subir

Sin opiniones :(

Marco Polo

  

Resulta paradigmático que las mejores crónicas de la China del siglo XIII (en aquel tiempo conocida como Katay) nos llegasen de la mano de un europeo. Y es que el complejo mundo chino sólo podía ser entendido por los occidentales si antes era interpretado por alguien de nuestra cultura.

Marco Polo nació en el seno de una familia de mercaderes venecianos en 1254. Matteo y Niccolo Polo, su padre y tío, ya habían recorrido la Ruta de la Seda en la década de los sesenta. En 1271, Marco inició un viaje por el Mediterráneo hasta llegar a los valles de los ríos Tigris y Eúfrates, siguiendo la gran ruta comercial de la seda. De allí, y atravesando Persia (Irán), el Xinjiang vía Kashgar y Hotan, Dunhuang en la provincia de Gansu, llegó a Shangtu, capital de verano del Kubilai Khan. Parece ser que por su dominio de las lenguas y la confianza, el emperador le dio un puesto en la corte imperial.

Aprovechando su posición como consejero del Khan tuvo ocasión de profundizar en la cultura china y también para viajar por todo el país. En 1295 regresó a Venecia después de 24 años de ausencia.

En 1298 fue hecho prisionero en una batalla entre Génova y Venecia. Sería durante su estancia en la cárcel que uno de sus compañeros, llamado Rusticiano, recogió su testimonio de lo que había visto en su viaje y que luego seria publicado como Los viajes de Marco Polo o Libro de las Maravillas. Murió en 1324.

Marco Polo tampoco se ha librado de los enigmas, de tal manera que, incluso hoy día hay quien duda que llegara nunca a China, así como de su testimonio de lo que vio. En cualquier caso, su obra ha servido para alimentar el espíritu viajero en muchos europeos. Es un clásico de los libros de viajes.

¿Ya lo has visitado? Comparte tu experiencia

Haz que tu opinión ayude a otras personas a conocer mejor este sitio