Image Image Image Image Image
Arriba de la página

Haz clic para subir

1 opinión :)

Lugares turísticos de Marruecos

Marruecos tiene gran cantidad de lugares y destinos por conocer; entre las principales atracciones con las que cuenta.

Marruecos tiene gran cantidad de lugares y destinos por conocer; entre las principales atracciones con las que cuenta podemos enunciar las siguientes:

Las dunas de Merzuga

Dunas de Merzouga

Dunas de Merzouga

En Marruecos no abundan los ergs o grandes masas de dunas, y por eso Merzuga es referencia obligada.

Este es un precioso erg de bolsillo llamado Chebbi y aunque no alcanza más que 20 km de largo por 5 km de anchura, tiene todo los elementos de un gran desierto con mares de dunas de hasta 170 metros de altura. Caminar descalzo por esa arena anaranjada hasta alcanzar la duna más alta, es un inmenso placer, siempre que el territorio no esté inundado de otros visitantes.

A lo largo de toda la cara oeste – a la que se accede perfectamente con cualquier tipo de auto – hay jaimas, albergues, chiringuitos y hasta el avión que se utilizó para rodar alguna secuencia del Principito.

Al fondo está la población de Merzuga, y muy cerca, un lago estacional donde suelen recalar flamencos rosas y algunos mosquitos que nos atacan ferozmente a la caída de la tarde. Se puede abordar este erg desde Erfud y Rissani, donde hay hoteles confortables. Otra opción es acampar en las dunas, bajo las estrellas, o dormir en cualquiera de los numerosos y rudimentarios albergues.

Cada noche suenan los tam-tam en fiestecillas que organizan los lugareños. Si quieres algo más confortable, hay un hotelito de 15 habitaciones con baño privado y piscina en un pequeño y verdadero oasis, donde alquilan camellos y caballos. Auberge Kasbah Derkaoua (Tel/fax: 577140). Está junto al pueblo abandonado de Derkaoua, a unos 10 km antes de llegar a las dunas.

El palacio del Glaui en Teluet (Sangrilá en pleno Atlas)

Plaza de Jamaa (Marrakech)

Plaza de Jamaa (Marrakech)

Rodeado de picos que alcanzan los 3.800 m. y en medio de un escarpado valle que antaño utilizaban las caravanas cargadas de oro y esclavos provenientes del Sudán que se dirigían hacia Marrakech, hay una fortificación que perteneció a una de las grandes familias feudales que cobraban elevados peajes de tránsito por sus territorios.

Teluet a tan sólo 100 km de Marrakech, en la carretera hacia Uarzazat, guarda este tesoro propio de una película de Indiana Jones. El austero exterior no se diferencia en nada de las construcciones bereberes que abundan en esa cara sur del Gran Atlas, con la única diferencia de poseer tejas de un verde intenso.

La sorpresa aparecerá cuando, tras localizar al vigilante y una vez este te haya facilitado la entrada a la vetusta y ruinosa alcazaba, comiences a ver los salones decorados con todas las fantasías posibles, propias de ese lujo oriental que tantas veces hemos visto en las películas. Estucos policromados, maderas talladas de cedro y mosaicos que contrastan con la dureza del medio. En invierno es normal tener que abrirse camino entre la nieve del patio lleno de escombros por el derrumbamiento de las murallas.

El último propietario cayó en desgracia, pues colaboró demasiado con el poder colonial francés. Según cuentan Tami El Glaoui, fue un héroe de leyenda que formó parte de las harkas (ejércitos mandados por cristianos), que pampearon a sus anchas con carta blanca del Sultán para reprimir las revueltas de las tribus insumisas al poder. Vividor e inmensamente rico, organizaba lujuriosas fiestas en este oculto palacio para los amigos franceses.

¡Ah, se me olvidaba decirles que los jueves se hace un interesante mercado!

El paso del Gran Atlas por el Tizi-N-Test

Ciudad de Fez

Ciudad de Fez

El Gran Atlas se puede atravesar por numerosos puertos de montaña; al este se hallan las gargantas del río Ziz, en el centro encontramos el puerto del Tzi n´Tichka y más al oeste el de Tizi-n-Test.

A la fantástica vista que desde allí tenemos del Sous, ya en el Sáhara, hay que añadir el bonito camino salpicado de lugares de gran interés. A tan sólo 135 km de Marrakech, la carretera nos lleva primero al santuario de Moulay Ibrahim (km 35), lugar de importantes peregrinaciones y con ambiente de romería. Si podéis coincidir con la fiesta del Mulud (nacimiento del profeta), no dejéis de visitar este interesante lugar. Muy cerca de este enclave sale una carretera hacia Imlil, base del pico más alto de todo el norte de África (Djebel Toubkal).

En el Km 64 está Ouirgân, con dos excelentes alojamientos y excelentes platos de carnes de caza (muflones y jabalíes): Au sanglier qui Fume más económico y con ambiente francés, y La Rosarie, más sofisticado. En todos los pueblos del camino hay puestos con carnes para asar.

La carretera nos introduce a partir de aquí en el valle del Oued N´Fis, cuna de los almohades. Es un camino salpicado de numerosas alcazabas, entre las que mencionamos la de Tin Mal, la cual destaca sobre un pitón inexpugnable. Los últimos 15 km escalan la montaña y nos hacen subir al paso de Tizi-n-Test, a 2.100 metros. Desde un cafetín que hay en la cumbre – en el que inevitablemente nos debemos tomar un té – hay una vista impresionante sobre el desierto y una bajada casi en escalera hacia Taroudant, una bonita ciudad fortificada.

Fez

Sobre todo el laberinto medieval de sus calles. Hablamos de la más antigua de las ciudades imperiales de Marruecos.

Marrakech

No sólo su célebre plaza y sus suqs. Te quedarás impresionado con la arquitectura de sus palacios.

Meknes

Descubre los secretos del barrio viejo.

Volubilis

Cerca de Meknes. Te sorprenderán los mosaicos de esta ciudad romana y la belleza del lugar en que se halla ubicada. Es el sitio arqueológico más importante del país.

Rabat

Otra de las grandes ciudades imperiales.

Essauira

La ciudad de Essauira está ubicada junto al mar. Disfrutarás de su luz y sus tranquilas plazas.

Uarzazat, Ait Benhaddou y las kasbas del sur

Una locura. Te parecerá estar en el escenario de una película.

Tinerhir

Es un buen lugar desde el cual explorar las gargantas del Dades (a 80 km) y del Todra (a 15 km). Reconocerás estampas sacadas de un nacimiento: camellos, palmeras, pastores, cántaros y casitas humildes integradas en el paisaje.

Las dunas de Erg Chebbi

Para adentrarse en el desierto y sus oasis.

¿Ya lo has visitado? Comparte tu experiencia

Haz que tu opinión ayude a otras personas a conocer mejor este sitio.

(requerido)