Turismo.org
×
La Antártida: patrimonio de la humanidad reservado a la ciencia 1

La Antártida: patrimonio de la humanidad reservado a la ciencia

Una vez descubierto el Nuevo Mundo, en 1492, transcurrieron 300 años más hasta que se encontró la Antártida.
CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Una vez descubierto el Nuevo Mundo, en 1492, transcurrieron 300 años más hasta que se encontró la Antártida. La explicación a este gran lapso de tiempo entre ambas fechas está basada en las reservas que se mantenían sobre los planos y la cartografía disponible sobre las tierras australes, así como la falta de incentivos comerciales para promover cualquier travesía por aquellas tierras.

Posteriormente, fue ampliándose la frontera de exploración por el Océano Atlántico, hacia el sur, siempre a favor de intereses comerciales centrados en la explotación foquera. A finales del siglo XIX, cuando comenzó a apreciarse la magnitud geográfica de lo que se confirmaría como un nuevo continente, el interés científico recibió el respaldo gubernamental de las potencias, para iniciar la explotación sistemática del nuevo territorio.

1272703499La lejanía geográfica y la inclemencia del clima antártico caracterizaron esta etapa de descubrimientos como una época heroica, calificativo que se extiende hasta bien entrado el siglo XX, cuando la navegación segura, los medios radioeléctricos de comunicación, la tracción mecánica y el desarrollo que alcanzó la aviación, permitieron avanzar, con muchos menos riesgos, en el descubrimiento de un continente que, aún en puertas del siglo XXI, mantiene sus más importantes enigmas sin revelar.

El nombre de Antártida viene del griego, de la oposición con la palabra Ártico. Puede parecernos sorprendente, pero en el siglo XVIII se pensaba que allí había un continente tropical, donde la gente vivía sin tener que trabajar. Los primeros navegantes lo encontraron diferente. La Antártida fue explorada por el innato deseo humano de descubrir lo desconocido, pero también porque escondía recursos con un gran interés económico: ballenas y leones marinos.

Es muy importante remarcar el cambio del uso que se ha hecho de la Antártida. De ser de obtención de carne y pieles, ha pasado a ser un continente prácticamente reservado a los científicos. En el año 1959 se firmó, y en 1991 se extendió lo que se llama Tratado Antártico, por el cual, la Antártida es un continente de paz y se considera Patrimonio de la Humanidad. La historia del tratado es un ejemplo poco frecuente de colaboración internacional, donde, por ahora, los políticos se someten a los científicos.

En virtud a este Tratado, la Antártida es Patrimonio de la Humanidad; no pertenece a ningún país, a pesar de que siete naciones reivindican partes de su territorio como propias. Chile, Argentina, Gran Bretaña, Noruega, Australia, Francia y Nueva Zelanda reivindican la propiedad de la península por proximidad geográfica, por motivos históricos o por haber sido los países pioneros en cuanto a la investigación científica que se desarrolla en la zona. Además, sobre la base del Tratado, el territorio antártico es un lugar reservado a la ciencia y a la investigación. En esta zona no puede desarrollarse ninguna actividad atómica.

Podemos decir que la Antártida es un territorio muy particular; las relaciones internacionales que los países mantienen con la zona son muy especiales y siempre han sido positivas. De hecho, cualquier actividad que se realiza allí, cuenta con una gran colaboración y participación internacional. A título anecdótico, incluso en tiempos de la Guerra Fría, teniendo en cuenta las tensiones existentes entre Estados Unidos y la Unión Soviética, ambas naciones ya colaboraban en la investigación antártica.

1272692565Incontables barcos-hoteles transportan cientos de turistas europeos, orientales y norteamericanos por las heladas aguas de la Antártida, con lo que se desarrolla con gran popularidad el turismo científico aunque los blancos paisajes y la sorpresa de una fauna completamente distinta a la habitual, la convierten en un destino turístico completamente atractivo y novedoso, teniendo en cuenta que no sólo basta con ver al animalito salvaje sino también saber algo más de él, como turista se presenta la constante inquietud de conocer más sobre determinadas cosas para sentir que el viaje y toda la experiencia de vida está siendo realmente aprovechada.

En el año 1991 se reunieron en Madrid los países firmantes del Tratado Antártico, reunión que se llamó Protocolo de Madrid o Protocolo de Protección Medioambiental. Por este protocolo todas las naciones se comprometieron a regular sus actividades en la zona, con el fin de asegurar que sus impactos medioambientales sean mínimos.

0 comentarios

  1. Carlitos

    05/05/2015 at 09:06

    Para mi son todos putos, y se la comen a mordiscones. la antartida es mia manga de amargos. Aguante la villa, vamos san carlos carajo

  2. israel

    23/04/2014 at 17:45

    Una vez descubierto el Nuevo Mundo, en 1492??????? una vez descubierto para españa y el resto de europa diras, en oriente ya se sabía que existia. Han pasado 522 años y aun se equivocan con se decubrió.. la palabra que debería usarse en los puñeteros libros de historia es ”REENCUENTRO” por que no hablas de las pirámides que se hallaron en la antártida y que está eso muy vigilado.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*