Turismo.org
×

Historia de China

Hay que remontarse 500.000 años para encontrar el primer ser humano de Asia y el segundo en antigüedad de la tierra, se trata del Hombre de Beijing
CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Hay que remontarse 500.000 años para encontrar el primer ser humano de Asia y el segundo en antigüedad de la tierra, se trata del Hombre de Beijing. Él abrió el período de la prehistoria la cual se prolongó hasta el siglo XXII a. de C., cuando aparecieron unas incipientes dinastías que se sustentaban en un sistema esclavista.

Qin Shihuangdi se autoproclamó “Primer Emperador” y en el año 221 a. de C. creó un reino unificado que abarcaba buena parte de la actual China. Los avances sociales y culturales de la época son admirables: estableció un sistema monetario, uno de pesas y medidas e impulsó una red de carreteras. La gran revolución fue oficializar un sistema de escritura, muy semejante al actual.

Además, su afán de protagonismo le llevó a construirse un mausoleo guardado por un ejército de 6000 soldados de terracota. Pero entre toda su obra lo más desmesurado fue el inicio de la Gran Muralla, una fortificación de 5000 Km., para ello no dudó en servirse de 1 millón de hombres.

Con la muerte del “Primer Emperador” su dinastía quedó colapsada por la pujanza de una nueva y resistente estirpe, la de los Han. Las luchas entre nómadas bárbaros y dinastías locales del año 304 marcan el inicio de la Edad Media. Las guerras se sucedieron hasta que los Sui (581-618) reconstruyeron el imperio, poniendo fin a un período de anarquía.

Uno de los episodios de mayor desarrollo coincide con la subida al poder de los Tang (618-907). Se fomentaron las artes y las ciencias y se impulsó el comercio, era el momento de máximo apogeo de la Ruta de la Seda. La prosperidad quedó cortada con la invasión mongola de 1271. Gengis Khan devastó China y otras naciones de Asia. Kubilai Khan (1260) fundó la dinastía Yuan. De aquella época tenemos una detallada descripción desde el punto de vista europeo, gracias a las crónicas de Marco Polo.

Los Ming (1368-1644) significaron un nuevo período de una cierta estabilidad. Los Qing (1644-1911) se vieron abocados a diversas guerras coloniales. Las contiendas contra Gran Bretaña marcaron la historia del lejano Oriente.

En 1912, con la proclamación de la república, Pu Yi, se convirtió el último emperador. El lapso comprendido entre 1927 y 1949 fue dominado por las guerras civiles entre nacionalistas y comunistas, y conflictos bélicos de mayor alcance, como fue la invasión japonesa.

Mao Zedong fundó en 1949 la República Popular. Las distintas etapas del gobierno de Mao fueron de la mano dura hasta el descontrol de la Revolución Cultural. En 1977, Deng Xiaoping, sucedió a Mao. Su aportación política fue decisiva, con la redacción de una nueva Constitución y el programa de las Cuatro Modernizaciones. Esos cambios se concentran en la economía, mientras que el sistema político se mantiene firme bajo la tutela del Partido Comunista.

La contradicción entre comunismo y economía de mercado causó una revuelta estudiantil, que se saldó con muchos muertos en los hechos de la plaza Tiananmen en 1989. La transformación iniciada por Deng Xiaoping parece no tener freno y China puede convertirse en un próximo futuro en la primera potencia de la tierra.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*