Turismo.org
×

Historia de Austria

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

De los romanos a la casa de los Habsburgo

La caída del Imperio Romano llevó a los pueblos germanos a lo que hoy es Austria. Los ávaros situados al norte, y los bávaros, al sur iniciaron una sangrienta lucha por el dominio del valle del Danubio. En el siglo VII los ávaros fueron aniquilados por Carlomagno, quien estableció diversos puestos fronterizos, entre ellos Österreich (Austria). En el siglo X Otón I creó el Reino del Este dando lugar al nacimiento de Austria como entidad política, bajo el dominio de la casa de Babenberg.

La muerte del último Babenberg a mediados del siglo XII fue seguida de un periodo de disturbios que culminó con la llegada al poder de los Habsburgo. La recién llegada dinastía fue agrandando sus territorios con conquistas y matrimonios hasta conseguir un inmenso imperio bajo la corona de Carlos V. Ante la imposibilidad de gobernar tan vasto territorio, Carlos V cedió Austria y parte de Alemania a su hermano Fernando, quien fue nombrado Sacro Emperador.

Guerras civiles y exteriores

Las sucesivas guerras civiles que surgieron dentro del Imperio a raíz de la Reforma derivaron en la guerra de los Treinta Años, que enfrentaría a la mayoría de los países de Europa Occidental. Los Habsburgo fueron derrotados en la contienda y la paz de Westfalia debilitó su control sobre el Sacro Imperio Romano al reducirlo a una unión de Estados independientes. A esto había que añadir el grave conflicto con los otomanos que surgió en la década de 1680, y que llevó al cerco de Viena.

En 1714, con el final de la Guerra de Sucesión española, Austria se anexionó los Países Bajos españoles y parte del norte de Italia. Poco después estallaría la Guerra de Sucesión austriaca, que continuó con la guerra de los Siete Años y a raíz de la cual se perdieron los territorios de Silesia y Bohemia.

Guerras napoleónicas y pérdida de territorios

Desde 1792 hasta 1815, el Imperio de los Habsburgo estuvo implicado en la Revolución Francesa y después en las Guerras Napoleónicas. En 1806, tras la conquista de Napoleón de la mayor parte de Alemania se disolvió el Sacro Imperio Romano Germánico. Sin embargo, en 1815, con el Congreso de Viena, Austria volvió a recuperar su posición dominante en el nuevo orden europeo.

En el siglo XIX las idades austriacas tuvieron que hacer frente a la Revolución de 1848, y poco después serían expulsadas de Italia. En 1882 se unieron a Alemania e Italia formando la Triple Alianza, frente a la Triple Entente de Inglaterra, Francia y Rusia.

Las Guerras Mundiales

En Junio de 1914, el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Habsburgo y su esposa por un nacionalista serbio desembocó en la I Guerra Mundial, que acabaría con la monarquía en Austria y Hungría. La recién nacida República constituía un Estado empobrecido por la pérdida de Moldavia y Bohemia, y por su separación de Hungría. Los austriacos alemanes querían la unión con la nueva República de Alemania, pero el Tratado de Versalles no lo permitía. Austria se sumió en la más grave crisis económica de toda su historia, pero con la ayuda de algunos países extranjeros y la Sociedad de Naciones, la situación se fue estabilizando progresivamente.

En 1938, el país fue anexionado al III Reich por Hitler y entró en la II Guerra Mundial junto a las fuerzas del Eje. Con el fin de la contienda, los aliados dividieron el país en cuatro zonas de ocupación y no abandonarían el país hasta 1955, año en que Austria recuperó la soberanía. Desde entonces, ha estado vinculada al resto de países europeos, y hoy forma parte de la Unión Europea.

0 comentarios

  1. FABIAN

    13/04/2011 at 18:14

    LA VERDAD SI ESTA INTERESANTE PERO LES HACE FALTA DEFINIR LAS FECHAS POR AÑOS Y SIGLOS .

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*