Turismo.org
×
Ludwig van Beethoven, compositor alemán nacido de una familia de origen flamenco

Historia de Alemania

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Los inicios

A pesar de las numerosas tribus que poblaron el territorio durante siglos, no es hasta la llegada de los romanos cuando se empieza a crear una unidad en la zona. Con la firma del Tratado de Verdún en el año 843 surge el reino de Germania. En el año 962 se crea, bajo el reinado de Otón I el Grande, el Sacro Imperio romano-germánico, que dura hasta el año 1806 y que aglutina los reinos de Germania e Italia. A ellos se une, en el año 1032, el reino de Borgoña.

Los Habsburgo

En los siglos XIII y XIV, tras la perdida de los dominios italianos, el imperio pasa a ser sólo germánico. A partir del siglo XV y hasta el año 1806 reina la casa de los Habsburgo.

Durante el imperio de Carlos V y la extensión del protestantismo luterano se producen varias guerras de religión. Con la paz de Westfalia de 1648, que pone fin a la guerra de los Treinta años, desaparece la unidad germana y se crea una confederación de 350 estados soberanos.

Período hegemónico

La llegada al poder de Otto Von Bismark en la segunda mitad del siglo XIX convierte a Prusia en la potencia hegemónica de la Confederación de la Germania del norte. Tras la guerra con Francia, Alemania se anexiona sus territorios de Alsacia y Lorena. Guillermo de Hohenzollem, rey de Prusia, es proclamado emperador de Alemania. En 1914 estalla la Primera Guerra Mundial y Alemania se alía con el Imperio Austrohúngaro. El resultado de la guerra es de todos conocido y con la Paz de Versalles, Francia recupera sus territorios.

La II Guerra Mundial

En 1933 el partido nacionalsocialista llega al poder de la mano de Hitler. Se anexiona Austria y se invade Polonia, dando lugar a la Segunda Guerra Mundial. Pronto las tropas alemanas se extienden sobre gran parte de Europa llegando hasta cerca de Moscú y el norte de África.

En 1942 el régimen inicia la solución final en su persecución de los judíos que contabilizará varios millones de víctimas. Este mismo año también comienzan las derrotas en todos los frentes, pero Hitler prosigue su lucha hasta que todo el territorio del Reich queda ocupado por los Aliados. El 30 de abril de 1945 el dictador se suicida, y el 8/9 de mayo llega la capitulación incondicional.

Historia después de 1945

Después de la guerra muchas grandes ciudades alemanas quedaron prácticamente en ruinas. Los países vencedores dividen el país en cuatro zonas de ocupación en la conferencia de Yalta.

En la región occidental se inicia un proceso de desnazificación que consiste en la eliminación de cargos fieles al régimen anterior en administración justicia y educación, y los principales responsables de los crímenes de guerra son juzgados en los procesos de Nuremberg (destaca, sobre todo, el año 1946). Pero los aliados, lejos de estar interesados en el resurgimiento de un revanchismo nacionalista entre los alemanes y en una nueva inestabilidad causada por una economía en ruinas, aplican una política de reparaciones “blandas” y colaboran de forma activa en la reconstrucción económica del país. Estas ayudas culminan en el Plan Marshall a través del cual se canalizaron, entre 1948 y 1952, un total de 1.400 millones de dólares hacia Alemania y que sería la base para el denominado Wirtschaftswunder, el milagro económico.

Se restablecen progresivamente las administraciones regionales y estatales y en mayo de 1949 se crea la República Federal de Alemania, convirtiéndose Konrad Adenauer (CDU) en el primer Canciller Federal.

Al mismo tiempo, en la zona de ocupación soviética, en el este, se va estableciendo una dictadura socialista bajo el mando del partido unitario SED y se funda la República Democrática de Alemania (RDA) cuya capital será Berlín-Este. La industria y la agricultura se colectivizan y se instaura una economía planificada. Una insurrección de la población de la RDA el día 17 de junio de 1953 contra la falta de libertad y la presión por aumentar la productividad es aplastada por los tanques soviéticos.

Mientras, el número de personas que huyen a la zona occidental se dispara: sólo en 1953 son cientos de miles de personas los que se pasan al país vecino. Para evitar que la RDA se vaya “desangrando” cada vez más, el 12 de agosto de 1961 se construye el muro de Berlín, símbolo por antonomasia de la separación de las dos Alemanias y por extensión de los dos bloques ideológicos enfrentados: comienza la guerra fría.

La Stasi, el Ministerio de Seguridad Estatal de la RDA, fundada en 1950, se convertirá en una inmensa red de espionaje interna cuyo objetivo es obtener el tutelaje ideológico absoluto sobre los ciudadanos del país.

Ante esta situación, la población reacciona replegándose a la esfera privada. Más tarde, bajo el mandato de Erich Honecker, llegarán las expulsiones de periodistas occidentales así como de intelectuales como el cant Wolf Biermann.

En cuanto a la política de la RFA respecto a la cuestión de las dos Alemanias, ésta está caracterizada por el rechazo del reconocimiento formal de la RDA como estado (doctrina Hallstein), por un lado, y los esfuerzos por normalizar las relaciones con el país vecino, por otro. A partir de 1969, bajo el mandato del canciller Willy Brandt (SPD) se intensifican los esfuerzos por una distensión y un acercamiento a los países vecinos del este. Su arrodillamiento ante el monumento a las víctimas del getto de Varsovia fue un gran gesto que simbolizaba el nuevo espíritu. En 1972 la RFA y la RDA firman el Tratado Básico (Grundlagenvertrag) que sin incluir el reconocimiento formal de la RDA por parte de la RFA normalizará las relaciones entre ambos estados. Brandt es sucedido por Helmut Schmidt (también SPD) en 1974 tras un escándalo de espionaje en la cancillería federal.

Los años 70 están caracterizados por el nacimiento del movimiento ecologista (el partido Los Verdes se fundará en 1979) y el antinuclear, pero también por los asesinatos cometidos por el grupo terrorista Rote Armee Fraktion (RAF). Finalmente, en 1982 llega el gran “cambio” político cuando la CDU gana las elecciones convirtiéndose Helmut Kohl en el nuevo canciller.

Hacia la reunificación

Las reformas en Hungría y Polonia y la política de distensión seguida por Mijail Gorbachov obligan al régimen de la RDA a introducir también reformas. A partir de 1985 se dispara el número de personas que buscan refugio en la representación permanente de la RFA en Berlín-Este y en las embajadas de la RFA en Praga y Varsovia.

Al mismo tiempo surge un movimiento de protesta cada vez más importante que al principio se aglutina en la iglesia. En septiembre de 1989 Hungría abre sus fronteras a los ciudadanos de la RDA lo que permite a quienes desean abandonar el país llegar a occidente a través de Austria. Se intensifican las acciones de protesta, también fuera del ámbito de la iglesia.

En octubre de 1989 el régimen de la RDA celebra el 40 aniversario de la fundación del estado mientras hay manifestaciones multitudinarias en contra del sistema, sobre todo en Leipzig: se inician las manifestaciones de los lunes con el lema Wir sind das Volk (Nosotros somos el pueblo) que más tarde se convertirá en el símbolo de la sublevación pacífica de las masas. Finalmente, Honecker se ve obligado a dimitir y es sustituido por Egon Krenz.

La noche del 9 de noviembre de 1989 la RDA abre sus fronteras con la RFA: el muro ha caído. En marzo de 1990 se celebran las primeras elecciones libres después de 40 años en la RDA y gana una coalición liderada por Lothar de Mazière (CDU).

En agosto de 1990 se firma el Tratado de Unificación y, en septiembre del mismo año, el Tratado 2+4 que pone fin a la ocupación de Alemania de la posguerra y sella el acuerdo definitivo sobre la la reunificación. En noviembre, la RDA se adhiere a la constitución de la RFA y deja de existir formalmente.

Tras la reunificación

Después de la primera euforia los alemanes tienen que asumir que la reunificación no se conseguirá sin esfuerzos y sacrificios por ambas partes de la población.

Además, queda otra asignatura pendiente: la de la reunificación en las mentes entre Wessies (los del oeste) y Ossies (los del este).

Entre los nuevos retos muy concretos destacan la reconversión de una economía planificada, que consistía sobre todo en la privatización de empresas estatales, tarea para la cual se creó la Agencia Fiduciaria (Treuhand). Para hacer frente a los enormes costes que conlleva la reestructuración de los nuevos Estados Federados se recauda desde 1995 el llamado recargo de solidaridad sobre los impuestos.

Otro problema es el de los millones de expedientes acumulados en los archivos de la policía secreta Stasi, asunto del cual se ocupa un organismo público, la Gauck-Behörde. Finalmente, existe también el problema del enjuiciamiento de algunos de los antiguos dirigentes y funcionarios de la RDA, principalmente los responsables de las órdenes de abrir fuego contra quienes intentaban huir de la república.

Hasta nuestros días

En 1961 se levanta el Muro de Berlín, que simboliza la separación de las dos Alemanias y por extensión la de la Unión soviética del bloque afín a Estados unidos suponiendo el comienzo de la Guerra fría.

El 9 de noviembre de 1989 desaparece el Muro de Berlín y comienza un período de apertura hacia el Este. Un año después, en 1990, se produce la unificación de las dos Alemanias y se pone fin a la división política y territorial que había existido hasta entonces.

Revisa también

La historia de Hamburgo

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*