Turismo.org
×

Gastronomía de El Cairo

La gastronomía de El Cairo así como en el resto del país es limitada por la pobreza, pero de todos modos la oferta es variada e internacional
CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

La gastronomía de El Cairo así como en el resto de Egipto es limitada por la pobreza, pero de todos modos la oferta es variada e internacional. Para muchos residentes el único alimento es el Aish, que no son otra cosa que las hogazas de pan. Es habitual ver a las mujeres por las calles llevando cestas sobre las cabezas cargadas de pan y el más sano es el que se prepara con una harina más oscura y se llama aish baladí. Otro de los platos tradicionales es el foul, que son judías de color marrón bastante gordas, sazonadas con limón y que muchas veces son consumidas con el té o el desayuno. Es tan tradicional que hasta los más lujosos cruceros las incluyen en los bufés en diversas variedades, como por ejemplo con ensaladas, verduras etc.

En los sitios más económicos se puede probar las llamadas taamiya, que consisten en hogazas de pan rellenas de felafel y lechuga y albóndigas preparadas a base de judías hecha puré. También el fetir es un plato tradicional, y consiste en una masa rellena de dulce. Uno de los mejores restaurantes de la ciudad es Felfela, con excelentes platos y un ambiente agradable, aunque también -con ciertas precauciones- pueden comprarse bocadillos en los puestos callejeros o degustarlos en los Casinos de los diferentes hoteles.

Los típicos entrantes orientales fríos, conocidos también como mezze son habituales en todos los restaurantes, como por ejemplo el baba ghannoush, consistente en un puré de berenjenas condimentado con ajo; o el hummus bi tabina, un puré de garbanzos con pasta de sésamo, entrantes que habitualmente son servidos en pequeños recipientes. Otros platos tradicionales de la ciudad son por ejemplo el kushari de arroz, el samak, la sopa de espinacas (moulohiya); además del haman, un plato preparado con pichones rellenos de granos, sea arroz o algo similar, la brocheta de cordero y el farah. Generalmente los platos en El Cairo se acompañan con lo que se llama pilaw, que es arroz con verduras y nueces.

A la hora de los postres, destacan especialmente el um alí (arroz con leche), con la característica de que es horneado con nueces y nata; el kumafa ()tallarines horneados con una cubierta de azúcar, nueces y miel) y la famosa baklava, un pastel preparado con masa y rellena de nueces y aromatizada con aguamiel.

El alcohol no es muy habitual y se lo puede encontrar en los hoteles más importantes, unos pocos restaurantes internacionales y jamás se bebe en las terrazas y los precios son bastante elevados. La cerveza se vende en botellas de litro y la marca nacional es Stella. También merece la pena probar uno de sus excelentes licores anisados, los que se beben con agua. Generalmente en la ciudad las comidas se acompañan con agua, pero es aconsejable evitar el consumo de agua corriente porque debido a la falta de costumbre puede provocar diarreas.

Es costumbre en El Cairo, beber té luego de las comidas, el más común es el llamado shai y se trata de un té negro, otra alternativa es el té de menta llamado shai nana. Para quienes gusten del café, es una buena oportunidad de probar el café turco aclarando si se lo quiere corto o con azúcar (ahwa turkiya y ahwa turkiya masbout). Los comerciantes callejeros suelen ofrecer a los visitantes otras bebidas tradicionales como el irssous o agua de regaliz y el assir kassab, que se prepara a base de caña de azúcar.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*