Turismo.org
×

Economía de Milán

La economía de Milán es un punto bastante importante pues en ella se sustenta el desarrollo y demás actividades que hacen de Milán la ciudad que es actualmente.
CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Milán es una ciudad que además de destacar por su gran cantidad de lugares turísticos, piezas de arte y su inconfundible tradición, cuenta con una notable presencia en el ámbito económico bursátil y los negocios. La economía de Milán es un punto de gran importancia para la ciudad pues en ella se sustenta el desarrollo y demás actividades que hacen de Milán la ciudad que actualmente conocemos.

En cuanto a la vida y jornadas laborales, los italianos, y en especial los milaneses son realmente formales, dejando de lado el boato y la parsimonia. Las citas de negocios son extremadamente puntuales e implican un formal vestir imprimiendo un estilo propio de la ciudad de la moda.

Muchos ejecutivos hablan inglés, pero es de reconocer que resultaría más agradable hacerlo en italiano, en los que se dirige hacia el interlocutor mediante Lei, que es la forma educada de , a menos que se indique lo contrario. Habitualmente, el horario de trabajo es de 09:00 a 17:00, aunque suelen haber eventos y demás situaciones que obliguen a los ejecutivos a trabajar más horas.

Los euros
Milán es uno de los centros comerciales y financieros del mundo. La ciudad es la sede de la Bolsa de Italia, ubicada dentro del Palacio Mezzanotte en la Plaza Affari, y su interior es un área industrial de vanguardia. Es por eso que Milán llegó a ser incluida en una lista de diez ciudades globales por Peter J. Taylor y Robert E. Lang de la Institución Brookings, en el informe económico “Ciudades estadounidenses en la Red Mundial de ciudades”.

Milán es también conocida como la sede de la empresa de coches, Alfa Romeo, para su producción de seda, y como una de las líderes mundiales en el diseño, de la mano de Armani, Dolce & Gabbana, Prada, Versace, Valentino entre otros. Además encontramos a Fiera Milano, que organiza exposiciones y congresos, y presta todos los servicios de promoción que las industrias necesitan, así como el Centro de exposiciones de la ciudad y el complejo de la Feria de muestras que son realmente notables.

El ritmo de vida de Milán es bastante rápido y se asemeja a ciudades como Londres o Roma, y eso se hace notable, por ejemplo, en la duración de las comidas, pues el estrés y la presión obligan a las personas a comer fuera y lejos de sus casas, aunque después del trabajo suelen irse a a un restaurant o bar para relajarse y disiparse siendo estos los lugares en los que mayormente se cierran acuerdos y realizan contratos.

Los negocios son tan importantes que llegan a ser la razón de ser de esta dinámica ciudad y tanto que logran modificar los ritmos de vida de las personas.

0 comentarios

  1. josé luis moguel

    13/04/2013 at 14:48

    He visitado recientemente la ciudad de Milán en compañía de mi esposa y nieto, nos hospedamos en el hotel Rosa Grand de starhotels, un hotel de buena calidad y atención, sin embargo nos ha quedado un mal sabor de boca debido a tres cosas: al parecer es práctica común en italia cobrar en los restaurantes un concepto que le llaman cubierto, no hay ninguna indicación en la carta de precios que haga referencia a este cobro ni al importe del que se cobrará, por lo que resulta una sorpresa desagradable que al recibir la cuenta de lo consumido aparezca un cargo por este concepto que en mi caso varió entre 2.5 a 6.5 euros por persona y más desagradable aún que al solicitar la aclaración del mismo seas tratado cómo un retraso mental o un delincuente. El servicio de autobús turístico hop on hop off se persone desorganizado en sus paraderos y tiempos en la frecuencia con que circulan, los tiempos son excesivos y variables y paran en los paraderos según su juicio, no cumplen con la guía que le proporcionan al cliente. El peor recuerdo de la ciudad que perdurara para siempre, fue la visita a la obra de la última cena de da’vinci, la reserva la hicimos dos meses y medio antes del día de visita (6 de abril), el documento que imprimimos al reservar y pagar las entradas fijó como hora de entrada las 5.30 pm, llegamos cuarenta y cinco minutos antes y nos informaron de firma grosera, prepotente y sarcástica que la computadora marcaba o entrada a las 4.30 pm y que por lo tanto no entraríamos.Fuimos a partir de ese momento tratados con el mayor desprecio, prepotencia, burla y demás agraviantes, pero lo peor es que fuimos testigo del mismo trato a todas las personas que llegaron a ese mostrador, sin importar la nacionalidad ya que fuimos testigos del mismo mal trato a una pareja de personas de la tercera edad de nacionalidad italiana.finalmente y después de muchas explicaciones, súplicas, exigencias y todo tipo de argumentos nos fue negada la posibilidad con certeza de poder admirar tan importante obra de arte y religiosa. Hasta hoy no entiendo la actitud de esas tres señoras y un individuo que atienden el mostrador de boletos y el control de entradas en ese lugar, divertirse con la angustia y el desasosiego que ellas mismas ocasionan a los visitantes ha sido una experiencia de lo más desagradable imaginable.ojalá se tomé nota de está queja.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*