Turismo.org
×

Datos prácticos de Australia

Esencialmente, Australia es un país seguro en lo que se refiere a los encuentros del viajero con la delincuencia.
CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Seguridad

Esencialmente, Australia es un país seguro en lo que se refiere a los encuentros del viajero con la delincuencia.

Ninguna medida que no marque el más elemental sentido común de cada persona (los inconscientes crónicos tienen otro tratamiento) es necesario adoptar para moverse por la mayor parte del país. Se impone, sin embargo, la prudencia cuando el camino del visitante se cruza con el de algunos aborígenes urbanos. Algunos nativos de ciudad, subsidiados y desarraigados, suelen estar ebrios, sobre todo en las horas nocturnas. Aunque en general el aspecto harapiento de los aborígenes urbanos puede sugerir cierta intranquilidad, normalmente son gente pacífica, ellos no se entrometen en asuntos que les son extraños. Hagamos lo mismo nosotros con ellos.

No obstante, en donde Australia se convierte en un cierto foco de riesgos es en lo que se refiere a peligros silvestres o naturales:

Cocodrilos: En el país hay varias especies de saurios pero, sin lugar a dudas, es el cocodrilo de agua salada el más peligroso de todos. Suele estar en la zona tropical especialmente en quebradas, marismas, grandes charcas e incluso en el mar. Las playas del norte son magníficas pero prácticamente inútiles para el baño. ¡Ojo! Cuando en la arena se vea un cartel que dice “No swimming. crocodriles inhabit this area”.

Canguros: Estos marsupiales no ofrecen en sí peligro alguno, pero si se conduce por la carreteras de Australia es necesario tener precaución para evitar atropellos y accidentes motivados por el cruce de calzadas de estos animales, sobre todo si se trata del gran canguro rojo.

Serpientes: En Australia vive el mayor número de especies de serpientes más venenosas del mundo, incluidas las de hábitat marino. Cuidado cuando se esté caminando a través de zonas de bosque bajo. Nada se le ha perdido al viajero en el interior de los troncos de árboles caídos, dentro de agujeros abiertos en el suelo o en los termiteros abandonados.

Otros bichos de cuidado: Dingos – perros salvajes – frecuentes especialmente en las zonas áridas. Medusas. Sanguijuelas y mosquitos en lugares húmedos. Dengue en áreas urbanas.

Sanidad

Vacunas: Ninguna en especial. Es conveniente algún tratamiento contra la malaria si se va a visitar las zonas del extremo norte incluidas las islas de Bathurst y Melville.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*