Turismo.org
×
Cañuelas, un pueblo atrapado en el tiempo 1

Cañuelas, un pueblo atrapado en el tiempo

Ubicado a unos kilómetros de la Capital Federal de la provincia de Buenos Aires (Argentina), hay una cuidad bautizada como "la cuna de la industria lechera"
CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Ubicado a unos kilómetros de la Capital Federal de la provincia de Buenos Aires (Argentina), hay una cuidad bautizada como “la cuna de la industria lechera” donde, según dicen, tuvo origen el famoso dulce de leche.

La cuidad de Cañuelas es una pequeña localidad, más orientada a ser un pueblo donde todos se conocen y comparten la cultura típica de la región.

En su plaza principal “San Martín” se encuentra el casco histórico de Cañuelas: el museo y archivo albergan objetos del trabajo y cultura de la zona.

A sólo 16 kilómetros del centro de la ciudad se esconde “Uribelarrea”, un pueblo antiguo que, hasta hoy en día, mantiene su centenaria estructura. Uno de sus principales atractivos es la capilla “Nuestra señora de Luján” que es de estilo gótico y se inauguró en 1890.

Por otra parte está el museo “Leopoldo Rizzi” que muestra herramientas y antiguas maquinarias agrícolas, y no puedo dejar de mencionar la “Escuela Agrotécnica Don Bosco” la pionera en agricultura en Argentina.

Se ofrecen productos de factura artesanal como dulce de leche, fiambres, mermeladas, quesos y vinos. En el club de Planeadores de Cañuelas se puede disfrutar de la vista de los vuelos a vela, hay incluso vuelos de bautismo para los pilotos que nunca se animaron a volar.

Existen también quinchos con parrillas donde se puede disfrutar de los mejores manjares argentinos.

0 comentarios

  1. Lilian Mónica Rizzi

    03/05/2010 at 20:15

    Quería escribirles (a manera de anécdota) sobre la nota de que el dulce de leche puede haber nacido en Cañuelas… Les cuento que mi papá: Ernesto Miguel Rizzi, oriundo de esa ciudad, nos contaba que de chico su padre lo mandó a aprender todo lo relativo a la leche y quesería, con su tío Leopoldo Rizzi, sacerdote saleciano, a la escuela Don Bosco en Uribelarrea. Y fue ahí adonde le enseñaron a hacer un dulce de leche exquisito y según él la fórmula se habían hecho en la escuela. Además aprendió a ser un excelente maestro quesero, que le sirvió para hacer de eso su profesión en el futuro. Otro detalle que siempre contaba mi tío abuelo Leopoldo, que él de joven, cuando ingresó a los salesianos , había sido compañero de Ceferino Nanmucurá; y lo recordaba como un indiecito asustado que había traído su padre, el cacique a los salesianos.Y además siempre contaba que también había sido compañero de Carlos Gardel, quien de muy joven había ingresado con los salesianos. Bueno, fueron también buenos recuerdos del cura gaucho como lo llamaban al tío Leopoldo (cuando oficiaba sus misas, recitaba el Martín Fierro).

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*