Turismo.org
×
Barrio Rojo de Ámsterdam

Barrio rojo de Ámsterdam

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

El Barrio rojo es uno de los mayores atractivos turísticos de la ciudad de Ámsterdam – desde que fuera legalizada- es la prostitución y es habitual ver cientos de turistas recorriendo las calles de la zona roja donde las prostitutas se muestran en vidrieras alumbradas con luces rojas de neón, ofreciendo sus cuerpos a los potenciales clientes. El Distrito Rojo se localiza en el centro histórico de la ciudad, a poca distancia de la Vieja Iglesia y son variadas las ofertas relacionadas al mundo del sexo: espectáculos pornográficos en teatros, sex-shops, clubes nocturnos y shows eróticos, además de burdeles y todo lo que concierne.

Barrio Rojo de Ámsterdam

Barrio Rojo de Ámsterdam

La zona tiene una sórdida apariencia por las noches y abundan los carteristas y vendedores de drogas, lo que muchas veces escandaliza a los visitantes. En la zona está terminantemente prohibido filmar o tomar fotografías a las prostitutas. Durante el día el lugar es muy ameno e ideal para recorrer y tomar un café en sus muchas cafeterías y restaurantes mientras se admiran las bellas casas de la zona.

Historia

La prostitución en Ámsterdam data de los tiempos en que la ciudad surgió como puerto (siglo XV) cuando el número de marineros era tal que resultaba necesario mantenerlos en la ciudad de alguna manera. En tiempos de Napoleón las prostitutas eran obligadas a realizarse controles médicos para evitar el contagio de enfermedades venéreas a sus tropas, pero al acabar la ocupación acabaron también los controles. Hubo varios movimientos tendientes a abolir la prostitución a fines del siglo XIX, que culminaron con la prohibición de instalar burdeles y vivir de la prostitución de terceros, pero en si misma la prostitución nunca fue proscripta.

Poco a poco se fue aceptando este modo de vida, tanto por parte de los policías como de los gobernantes y en la década del 80 se comenzó a luchar para levantar la prohibición de la instalación de burdeles, debiendo esperarse hasta el año 2000 para su completa legalización, con total apoyo del pueblo. Actualmente pueden verse prostitutas de diferentes países del mundo, las que a partir de los 18 años pueden ejercer la prostitución, registrándose y abonando sus correspondientes impuestos como cualquier otro trabajador.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*