Turismo.org
×

Atracciones turísticas de Italia

Lugares turísticos en Italia que no puedes dejar de visitar si realizas un viaje a Italia!
CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter
Artículo principal: Sitios turísticos de Italia

Asís

El Asís amurallado es milagroso: se han manejado algunos refugios para los turistas que visitan el lugar de algún modo, pasando a medio camino por el Mt Subasio, el impacto visual de sus edificios jaspeados blancos, brillando, es magnífico. La ciudad está dominada por el macizo, una fortaleza de la colina que ofrece las vistas fabulosas encima del valle y detrás de Perugia. Las reliquias de los días imperiales incluyen el foro excavado y la fachada del Templo de Minerva; las fundaciones romanas son un rasgo común de muchos edificios. Las iglesias del pueblo incluyen a Santa María Maggiore, San Pietro, Santa Clara y la Basílica de Santa Maria.

Parma

Se trata de una de las ciudades más bellas de Italia, y esto es mucho decir. Es una ciudad de origen romano con extraordinarios monumentos y castillos, pletóricos de arte y cultura. En la actualidad es famosa por el teatro regio, la Parmalat, los perfumes, la gastronomía y los productos alimenticios de alta calidad.

Roma

Esta ciudad en sí es sinónimo de historia, pues su concentración de ella es tal que difícilmente alguna otra ciudad la podría superar. Aquí, la leyenda y los monumentos coexisten con una concentración igualmente fenomenal de las personas que hacen diligentemente su vida cotidiana. Es difícil determinar qué es lo que usted encontrará más impresionante en la Ciudad Eterna, si la arrogante opulencia del Vaticano, la belleza atemporal del Foro o la cuenta de su latte de café. Tampoco podríamos indicarle el mejor sitio para iniciar su recorrido, si las tumbas de Etruscan, los cuartos republicanos de reunión, los templos imperiales, las iglesias católicas, la campanilla medieval, los palacios del renacimiento o las basílicas barrocas, lo único que le podemos asegurar es que, empiece por donde empiece, quedará maravillado.

Florencia

Mientras que Roma es la ciudad histórica por excelencia, visitar Florencia es un viaje en el tiempo hacia el Renacimiento. Cuando recorra sus calles quedará anonadado por el impacto cultural e histórico al que estará expuesto. Florencia está considerada como la ciudad con la atmósfera más agradable y hospitalaria de Italia, además de que es una de sus ciudades más importantes, ya que contribuyó ampliamente al desarrollo cultural y político no sólo de su país, sino de Europa entera. Además de la extraordinaria experiencia de recorrer sus sitios históricos, Florencia le ofrece magníficos centros comerciales para realizar sus compras, como son Ponte Vecchio, la Galería de Uffizi, la Plaza de Turreted Signoria y las Capillas de Medici.

Venecia

Esta ciudad es única, con sus calles estrechas, casi inexistentes, y su armoniosa arquitectura, que parece haber saltado uniformemente en alguna parte de entre los siglos XII y XVI. Su atmósfera es mágica e inexplicablemente festiva. La ciudad consta de 117 islas pequeñas que se unen al continente por un camino de la barra. El Gran Canal se insinúa alrededor de la ciudad mientras surge a la vista la insuperable Plaza de San Marcos, entre el Puente de Eslabones de los Suspiros, el palacio a las prisiones viejas oscuras, y las góndolas, que se contonean a través de los canales, saludando a las iglesias de San Giorgio Maggiore y las de Redentore.

Milán

Esta ciudad atrae a millones de visitantes por su moda, arte culinario, ópera y su majestuosa catedral. Milán, castillo del Renacimiento y de Da Vinci, es una ciudad activa, centro de negocios del país y capital de las finanzas y de tiendas de Italia. Cuando visite Milán, lo primero es ir de compras a las tiendas más exclusivas, para después deleitar a su paladar con su legendaria gastronomía y, al caer la noche, salir a disfrutar del mejor ambiente en sus variados clubes, donde se reúne la comunidad más alegre del país entero. En cuanto a las atracciones históricas, las dos más importantes son el Duomo Grande, comisionado en 1386 y aún inconcluso, y el puntiagudo castillo de Sforza. También está la notable catedral gótica, con 135 espirales, el afamado Scala y la Galleria Vittorio Emanuele.

Nápoles y Pompeya

Nápoles enérgico, la capital del Campania, se encuentra en la bahía de Nápoles y bajo la sombra del Vesubio. Es una de las ciudades densamente pobladas de Europa. Sus calles son estrechas y poco transitables para los automóviles. Dentro de esta pequeña ciudad usted podrá conocer el Museo Arqueológico Nacional, que contiene una colección fina de El Greco, el arte romano y los tesoros que descubrieron a Pompeya y Herculaneum. Es fácil y accesible entrar a Nápoles Pompeya, el pueblo de los romanos adinerados que fueron sepultados bajo la ceniza y el barro durante la devastadora erupción del Vesubio en el año 79. En las inmensas ruinas se aprecia una visión fascinante de como vivieron los antiguos romanos, incluyendo templos impresionantes, un foro, el anfiteatro romano más grande, las casas lujosas con frescos y mosaicos y las calles, que están alineadas con las tiendas.

Amalfi

A tan sólo 50 kilómetros a lo largo del promontorio de Sorrento a Salermo se encuentra el litoral más bonito de Europa. Fuera del primer puerto de llamada de Sorrento está Positano, un poblado verdaderamente sublime, dispuesto en gradas de rosa y miel, con casas coloreadas que cubren precariamente un mar iridiscente. Más allá, alrededor de varias curvaturas intermedias, está Amalfi, cuyo estado anterior como un poder naval supremo, que rivalizó con Pisa y Génova, se evidencia en su arsenal y el duomo imponente.

Siena

Ciudad de la Virgen y amante de los contrastes, justamente como su símbolo heráldico blanco y negro: la Balzana. Apasionada y contemplativa, siempre en ascenso y siempre en descenso, limpia y oscura. Desde los callejones más empinados y angostos, el rojo de la Plaza del campo se asoma, enceguecedor e imprevisto. La “Majestad” de Duccio de Buoninsegna, frente a la de Simone Martín, se nos impone junto al “Buen Gobierno” de Ambrogio Lorenzetti. En algunas iglesias se asoman Domingo Beccafumi y Rutilio Manetti. En los callejones, en los oratorios y museos, los cantos propiciatorios evocan modernas alegorías, mientras el zapateo de las suelas sobre el desierto empedrado nocturno hace de contrapunto a la quietud de las zonas verdes previsoramente encerradas por los antiguos administradores dentro de las murallas, con siglos de anticipación. La catedral y el extraordinario panorama del Facciatone (gran fachada) que quedó inconcluso después de la peste de 1348. La sala de los peregrinos en el hospital Santa María della Scala, la Librería (biblioteca) Piccolomini y la prestigiosa Academia Musical Chigiana. Enormes espacios en la fortaleza de los Médicis, que en sus vísceras, en la Enoteca Italiana, esconde los vinos más valiosos de Siena, de Toscana y de toda Italia.

Artículo principal: Sitios turísticos de Italia

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*