Turismo.org
×

Alameda Central

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

La Alameda Central fue creada en siglo XVI y se trata del más antiguo de los parques públicos de la Ciudad de México. Idea del Virrey Luis de Velasco, por aquellos tiempos se plantaron en el lugar gran cantidad de álamos en la zona ubicada entre las actuales Avenidas Hidalgo y Juárez, a poca distancia hacia el sur del Templo de la Santa Veracruz. Aún cuando su nombre se mantiene hasta nuestros días, los álamos fueron posteriormente reemplazados por fresnos y sauces, árboles que crecían mucho más rápido. Varios siglos estuvo abandonado luego de que finalizara el mandato del Virrey, funcionando en uno de sus extremos en esos tiempos, la hoguera de la terrible Inquisición. Con el ascenso al trono de la dinastía de los Borbones, más específicamente Felipe V, se adicionaron varias fuentes, se plantaron nuevos árboles y se ampliaron los portones de acceso al lugar.

plano-alameda-centralAños más tarde, con la ascensión al trono de España de la dinastía de los Borbón, Felipe V, quien había conocido la belleza de los jardines de Versalles y la preocupación por la belleza característica de la corte del Rey Sol, encargó personalmente para la Alameda, que se construyeran varias fuentes, se sembraran nuevos árboles y ampliaran las portones de acceso al parque. Posteriormente y luego de lagunas reformas y ampliaciones llevadas a cabo durante el Segundo Imperio, que incluían la ampliación de las calzadas de los lados del parque, la incorporación de la denominada Delfos conducida por Céfiros, la plantación de rosales y una nueva iluminación en 1868, se erigió allí, por orden de Porfirio Díaz, el Palacio de Bellas Artes en la zona oriental del parque y el Hemiciclo a Juárez al sur, retomándose la antigua costumbre de realizar allí, recitales de música que aún hoy se llevan a cabo los días domingo.

El Palacio de Bellas Artes fue erigido con motivo de conmemorarse los 100 años de la Independencia de México, iniciándose las obras en el año 1904, aunque no pudieron finalizarse para la fecha prevista -en 1910- y culminando recién las obras en 1934. Este Palacio alberga un Museo en la segunda y tercer planta y exhibe gran cantidad de objetos de artesanía, pintura y esculturas modernas. De estilo Art Decó, es una magnífica sala de conciertos realizada íntegramente en mármol blanco que además cuenta con un teatro. En la tercer planta podrás ver excelentes obras de Diego Rivera, David Alfaro, Rufino Tamayo y otros importantes artistas y si visitas el teatro tendrás la oportunidad de admirar la fantástica cortina de cristal realizada por Tiffany. A poca distancia del Palacio sencontrarás el edificio de la Torre Latinoamericana, erigido en los años 50 y que ofrece un mirador en la planta 43 a más de 2000 metros de altura, que te permitirá obtener excelentes vistas tnto de la ciudad como de los volcanes cercanos.

El Museo funciona de martes a domingos de 10:00 a 18:00 horas y el acceso es gratis los domingos, mientras que la Torre Latinoamericana abre diairamente de 09:00 a 22:00 hs y hay que abonar el acceso. La Alameda es un sitio elegido por toda la sociedad mexicana para disfrutar de una día de esparcimiento y tranquilidad en medio de añosos árboles y personajes de la mitología. Se trata del mayor parque de la Ciudad de México y actualmente se concentran allí gran cantidad de vendedores ambulantes y puestos de comida.

Dirección y contacto

Museo Mural Diego Rivera
Dirección: Plaza Solidaridad, esquina de Balderas con Colón

Torre Latinoamericana
Dirección: Eje Central Lázaro Cárdenas, esquina de Avenida Madero
Teléfono: (02) 5752 2887

0 comentarios

  1. Juanma

    31/12/2011 at 19:55

    En las noches eviten pasar por en medio del parque. Muy poco alumbrado

  2. Juanma

    31/12/2011 at 19:55

    Un parque con mucha historia en la ciudad de México. Imperdible los fines de semana para caminar entre sus árboles

  3. Alberto

    31/12/2011 at 19:35

    Un lugar hermoso pero muy sucio
    No me ha gustado los Venderores ambulantes

  4. Claudia

    31/12/2011 at 19:33

    Me encanta caminar por aquí, aunque no te puedes detener porque llegan a venderte pulseras

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*